Gildardo Díaz: un maestro filósofo

 


“La filosofía es tomar conciencia del mundo y de la totalidad del ser”.


 

Gildardo Díaz Novoa, es docente de tiempo completo de la Facultad de Humanidades en la Universidad de Ibagué; es director en el área de Filosofía y coordina la enseñanza de la asignatura de Ética y Política. Además, ha dictado cursos de filosofía política y en estos momentos instruye la materia problemas del pensamiento político. Lleva 27 años como educador de dicho claustro. Empezó a trabajar en el año 1987 como catedrático, pero al mismo tiempo trabajaba en el magisterio. Por más de 20 años impartió clases en el bachillerato nocturno del Conservatorio del Tolima y después de hacer el doctorado en la universidad de Valladolid, España, entró a la universidad como maestro de medio tiempo. Cuando se pensionó en el magisterio en el 2003, inmediatamente entró como profesor de tiempo completo en el año 2004. Es uno de los profesores más antiguos de la Universidad de Ibagué.  

En 1948 Gildardo nació en el norte del Tolima, en un pueblo llamado Santa Isabel. Pasó los primeros 11 años en el municipio. Lo que recuerda de su infancia es que disfrutaba mucho con su padre, tenían variedad de animales como caballos, cerdos, gallinas y colaboraba a los quehaceres del hogar. Empezó a estudiar la primaria muy tarde, ya que su padre no lo dejaba cursar porque era muy pequeño. Para demostrarle que si era capaz de estudiar, al final del año ocupó el primer puesto y le dieron un regalo gigante como resultado de su logro. Lo más duro y triste para Gildardo es que vivió su niñez en la época de la violencia entre liberales y conservadores pero a pesar de todo su infancia fue feliz.

 


13233233 1270942779600840 1969837787 n

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ha sido muy afortunado en el estudio. Llegó a Ibagué todavía niño a estudiar en la escuela agronómica salesiana de San Jorge, una comunidad religiosa, regida por los salesianos. Participo en un grupo juvenil llamado “domingo sabio” ya que era el modelo a seguir en el colegio.En quinto bachillerato nació la vocación de ir al seminario, para decidir que iba a ser en el futuro. Estuvo en la ceja Antioquia, en el municipio de Copacabana en donde hizo noviciado, y en Rio Negro donde se preparó para ser filósofo. A partir de eso, cursó licenciatura en filosofía e historia en la Universidad Pontificia Bolivariana de Medellín. Ejerció la docencia en varios colegios como La Presentación, San Luis Gonzaga, San Simón. En ese entonces llegó a Ibagué la maestría en filosofía Latinoamericana por la Universidad Santo Tomás. En aquel momento decidió estudiar para obtener el título como magister ya que tenía las bases de la filosofía. Después empezó a trabajar como profesor de tiempo completo en la universidad de Tolima y más tarde en la universidad de Ibagué.

Luz Alba Beltrán y Gildardo llevan 38 años de casados. Ellos se atrevieron a estudiar en el extranjero y aunque tenían la posibilidad de estudiar en países como México y Argentina finalmente decidieron formarse en la universidad de Valladolid, España. Con sus hijos se fueron a vivir a ese país por dos años y finalmente consiguió él, consiguió su título como doctor en filosofía.

El profesor Díaz estudió filosofía en el tiempo que estuvo en el seminario y esta experiencia fue fundamental para más adelante especializarse en esta área. Siendo profesor sintió mucho la necesidad de leer, de preparar y de transmitir el conocimiento a los estudiantes. Lo que más le atrajo de enseñar filosofía fue que descubrió una hecha desde la propia realidad y que valoraba al hombre principalmente.

“Es un vicio que ya tengo” dice entre risas el profesor Gildardo, hablando sobre lo que más le apasiona. El significado de la palabra “filosofía” para Gildardo es tomar conciencia del mundo en el que nosotros estamos y de la totalidad del ser.

“Es el mundo que el hombre ha construido” expresa con una gran sonrisa. ¿La filosofía puede cambiar el mundo? Une sus dos manos y sonrie: “hay un autor muy profundo e importante que admiro, es Carlos Marx, y tiene una frase muy profunda que dice: los filósofos hasta ahora no han hecho más que interpretar el mundo cuando lo que se trata es de transformarlo. La principal tarea de la filosofía es hacer que la gente tome conciencia de la realidad y ver cómo se mejora”. Afirma Gildardo.

Acompañado de las ciencias, la política y la filosofía pueden cambiar el mundo, sin eso no serviría de nada. Desafortunadamente para el filósofo Gildardo en la época moderna predomina el individualismo, los intereses particulares, se impone el capitalismo y crea estructuras de relaciones de producción en un sistema social, económico y político. Para transformar esas relaciones no es sencillo. Díaz resalta el concepto para entender la ética que es la transformación como persona, las normas, las instituciones, en el sentido de estar en función del ser humano, pero en la actualidad el hombre está al servicio del capitalismo.

Docente

Los modelos a seguir para Gildardo son los grandes pensadores que han transformado el mundo. A él le gustaría tener una foto de los sabios que han cambiado el universo. “Por ejemplo” dice Gildardo emocionado, haciendo una breve mímica en las manos,mostrando donde estarían los grandes intelectuales en la pared de su casa. “el filósofo chino- japonés Confucio, hacía política y ética también, quisiera tener una foto de Mahatma Gandhi, un hindú que ayudo a liberar a la india. Entre esos personajes de la historia, por la formación en el seminario admira como un gran transformador del hombre ante la sociedad a Jesucristo.

En Colombia, no puede faltar Jaime garzón es un personaje que disfruta y admira Gildardo. Era un cómico que a través de la crítica humorística que hacía al sistema, quería cambiar, que fuera un país distinto, más justo, más alegre, lo consideraba como un modelo.

El motor de su vida son los hijos y su familia y pensar qué le va dejar como legado a la humanidad. Hace poco este personaje se estrenó como abuelo y para él ha sido una experiencia maravillosa,ya que por la edad él se encuentra en otro nivel de la vida donde cuenta con mayor serenidad, estabilidad y conciencia. Por tal motivo ha tenido más tiempo para observar al bebé desde el momento de su nacimiento y verlo tan sano es para él una felicidad indescriptible, es otro regalo más de la vida.

 

 


“¿La filosofía puede cambiar el mundo? Une sus dos manos y sonríe: “hay un autor muy profundo e importante que admiro, es Carlos Marx, y tiene una frase muy profunda que dice: los filósofos hasta ahora no han hecho más que interpretar el mundo cuando lo que se trata es de transformarlo.


Redacción: Sofía del Pilar Ariza Díaz. Estudiante de Comunicación Social y Periodismo, Universidad de Ibagué.

 

El Anzuelo Medios

Masoko

Contacto

 

¡Escríbanos!

 

 Ibagué Tolima

 Carrera 22 Calle 67 B/Ambalá

 +57(8)270 94 00 ext 287

 Fax: +57(8)270 94 43

 elanzuelomedios@unibague.edu.co

Acuerdo de Uso