Sin barreras de comunicación

 Por: Kelly Arias.


“Con su trabajo, esta mujer ha buscado fortalecer algunas debilidades que presenta la comunidad de personas con discapacidad auditiva en Ibagué”.


 

SindaManoy Gutiérrez es una mujer joven, casada, con dos hijos varones y trabaja en la Alcaldía de Ibagué. En un día típico, por la mañana ella alista y lleva a sus hijos al colegio antes de irse para su trabajo. Al medio día los recoge para ir a almorzar y después de descansar un rato, lleva a su hijo mayor de vuelta al colegio y al menor a su trabajo. A las cinco y media de la tarde recoge de nuevo a su hijo en el colegio y junto con su hermano lo deja en su casa al cuidado de su familia porque ella debe ir a la Corporación Unificada Nacional de Educación Superior (CUN), donde cursa décimo semestre de Comunicación Social.

sina

A primera vista, ella es igual a cualquier otra ciudadana de Ibagué, salvo por algo muy especial: Sinda, como la llaman sus allegados, es sorda. De acuerdo con datos del censo realizado por el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE) en el 2005, este hecho la hace ser parte de los 5.000 habitantes de Ibagué que presentan alguna limitación física, sensorial o psíquica. Sin embargo, esto no significa que ella no pueda desarrollar una vida normal, como cuenta por medio de lenguaje de señas.

SindaManoy empezó a trabajar este año como coordinadora del programa de discapacidad de la Secretaría de Bienestar Social, tiempo durante el cual ha conocido los procesos de esta dependencia y a sus compañeros de trabajo. Aunque ella ha pertenecido antes a procesos relacionados con la discapacidad y la conoce de primera mano, se ha tenido que adaptar a las particularidades del programa de la Alcaldía de Ibagué. En realidad, ha ido más lejos, ya que su meta es cambiar el enfoque del programa hacia una perspectiva de derechos humanos, para lo cual se apoya en su experiencia previa, que incluye haber trabajado con el Comité de Juventudes de Personas Sordas realizando capacitaciones, mejoramiento y formación.

Con su trabajo esta mujer ha buscado fortalecer algunas debilidades que presenta la comunidad de personas con discapacidad auditiva en Ibagué, no sólo como grupo sino como individuos garantes de derechos. Ella conoce muy bien estas debilidades: por ejemplo, la relación con sus compañeros de trabajo ha sido un poco difícil porque en la Alcaldía muchas personas no conocen el lenguaje de señas y no han tenido contacto previo con personas con discapacidad o con personas sordas, lo cual dificulta la comunicación. Esto se agrava debido a que ella no cuenta con un intérprete, aunque sí con el apoyo comunicativo de una persona. Sin embargo, esto no ha sido un obstáculo insalvable, ya que ella recurre a expresiones faciales y a escribir mensajes para comunicarse, lo cual representa un esfuerzo tanto de sus compañeros como de ella.

El Anzuelo MediosEn esto concuerda su compañera Melissa, socióloga y estudiante de sexto semestre de psicología que trabaja como profesional de apoyo en el programa, quien le colabora a SindaManoy como apoyo en la interpretación, ya que ella aprendió lenguaje de señas. Dado que ambas son coordinadoras del programa, Melissa le ayuda en la atención a personas, en reuniones y encuentros a los que asisten y en general, en su trabajo diario. De hecho, Luz Estela Canizales, directora de apoyo comunitario de la alcaldía, considera que este acompañamiento por parte de Melissa es excelente, ya que también concuerda en que de uno u otro modo se presentan dificultades de comunicación por la discapacidad de SindaManoy.

Tanto Melissa como Luz Estela piensan que el desempeño de SindaManoy en su trabajo es muy bueno, ya que la consideran una persona creativa, trabajadora, que conoce del tema y que además aporta mucha experiencia al programa de discapacidad. Este programa es parte del compromiso de la administración de Ibagué con la inclusión social, que abarca el apoyo a personas con discapacidad.

SindaManoy sabe que la clave para trabajar y estudiar al mismo tiempo es ordenar adecuadamente su tiempo para realizar su trabajo durante el día y así poder concentrarse exclusivamente en estudiar por la noche. Ella decidió estudiar Comunicación Social no porque le interese el periodismo como tal, sino porque en su situación ha experimentado dificultades de comunicación en el contexto familiar, social y cultural. Es más, inicialmente quería estudiar administración, pero con el tiempo se ha dado cuenta de que con la Comunicación SMocial puede contribuir a mejorar la situación de otras personas con discapacidad auditiva, o su comunidad, como ella la llama.

De hecho, Melissa resalta que cuando otros compañeros de trabajo se enteran de que SindaManoy trabaja y estudia al mismo tiempo, se dan cuenta de que la discapacidad no es un impedimento para que las personas desarrollen con normalidad muchas actividades y que lo único que necesitan es que las demás personas que no tienen discapacidad les brinden la oportunidad de hacerlo.


Por Kelly Arias. Estudiante de Comunicación Social y Periodismo de la Universidad de Ibagué.

El Anzuelo Medios

Masoko

Contacto

 

¡Escríbanos!

 

 Ibagué Tolima

 Carrera 22 Calle 67 B/Ambalá

 +57(8)270 94 00 ext 287

 Fax: +57(8)270 94 43

 elanzuelomedios@unibague.edu.co

Acuerdo de Uso