El periodismo que hacemos

Por Orlando Barón.


En abril de 2015 el Programa de Comunicación Social y Periodismo de la Universidad de Ibagué lanzó el Anzuelo Medios, un portal web universitario para generar contenidos de interés “no mediático” para la ciudad. A dos años de haber echado andar proyecto tan enorme y desafiante, bien merece la pena recordar cuál es el tipo de periodismo que hacemos.


 

El periodismo que hacemos es llamado por algunos periodismo universitario, por otros, periodismo ciudadano. Nosotros lo llamaremos el periodismo que hacemos. Lo elaboran un grupo particular de estudiantes a los que usted puede considerar reporteros, investigadores y redactores. A ellos los encontrarán en cualquier sector de la ciudad y de seguro los confundirán con otros transeúntes del lugar. Ya en la universidad, los verán en aulas que simulan laboratorios de periodismo: allí se reúnen, conversan, discuten, proponen y establecen líneas editoriales. La mejor prueba de que usted no está en Harvard o no entró a Hogwarts es que en estas aulas-laboratorios no hay Manuales de Redacción o Vademécum alguno, tampoco profesores o estudiantes vestidos con toga... encontrará sí, jóvenes con atuendos informales y profesores que más parecen editores.

Periodismo universitario

Lo que pulula en las aulas que simulan laboratorios son ideas que van y vienen. Ideas que atropellan con fuerza de rinoceronte. Estas ideas vienen de la ciudad y hablan de lo que ocurre a diario en sus calles. Lo primero que convertimos en idea es la Realidad que está siendo ignorada por la televisión, la prensa y la radio. Por regla, son cientos de realidades que ignoran la televisión, la prensa y la radio. Algunas realidades aparecen furtivamente en las Redes Sociales, allí se confunden con otras publicaciones, likes, comentarios y denuncias. Si una Realidad no aparece en la radio, la prensa o la televisión, si de soslayo se asoma en alguna Red Social, si de camino por la ciudad la percibimos en una esquina, entonces, esa Realidad nos interesa.

Inmersos en la ciudad, en sus lugares, entre sus habitantes, el periodismo que hacemos relata realidades inexploradas en canales de televisión, emisoras y periódicos comerciales. Por eso se nos ve dialogando con los vecinos del Salado o Inter-Laken, los comerciantes e indigentes del parque Galarza, las costureras que trabajan en las clínicas del vestido, con los músicos que se apuestan en la calle tercera o el parque Murillo Toro... el periodismo que hacemos re-escribe la ciudad desde estos lugares, a cada espacio agrega signos, palabras e imágenes. el filósofo Chrales Sanders Pierce hablaba de que una realidad a la que se agregan signos, palabras e imágenes ya no es una realidad sino una verdad. Desde esta perspectiva, a la vez filosófica y semiótica, es que construimos el periodismo que hacemos.

El periodismo que hacemos no para de contar historias. Para poder contar tantas, nos sumergimos en las palabras y las frases que se inventan en los barrios y las calles. En esas palabras y frases y no en el lenguaje burocrático, técnico o institucional se enriquecen las historias que contamos. Nuestras historias muestran los contrastes, las profundas contradicciones, las inevitables tensiones sociales. El periodismo que hacemos explora, como un niño loco, técnicas múltiples: registros visuales, digitales, podcast, escrituras en línea... cada técnica que nos ofrezcan las nuevas tecnologías de la información.

periodimo

(Feria radial Pastales, 2016)

Contamos historias desde los géneros narrativos que el periodismo clásico y la literatura no paran de enriquecer desde Hesiodo y Homero. Desde René Hérbert, hasta los mejores editores contemporáneos. El periodismo narrativo (crónica, perfil, reportaje, documental) es el que buscamos y el que con insistencia usamos (el periodismo informativo, es importante, claro, igual lo conocemos y usamos). Nuestra porfía, con todo, es el periodismo narrativo: aquel capaz de desplegar la vida de un ciudadano a lo largo de un día, capaz de recoger los detalles con los que llena sus horas, hablar de sus pequeños sucesos, desavenencias y dilemas. Contar cómo vive la ciudad, cómo la sueña, qué es de sus hijos mientras trabaja... esos detalles y otros, son sustanciales para el periodismo que hacemos. Cada historia que se cuenta nos devuelve una parte de la ciudad y de lo que ocurre con ella, nos permite otorgar un rostro humano a los sucesos; llámense estos políticos, económicos, culturales. A nuestra manera somos lo que han sido muchos grandes escritores: viajeros e historiadores de la vida cotidiana.

Lanzamiento de El Anzuelo MediospEl periodismo que hacemos cuestiona por las relaciones que establecen las personas y los medios que ellas usan para comunicarse; comprende, como buen método, que las herramientas de la comunicación están al alcance de todos (desde hace dos décadas) y que todos, debemos preservar esa democratización en la comunicación. El periodismo que hacemos sabe que informar sobre lo que ocurre adentro garantiza que seremos observados desde afuera, esa observación externa, asegura, a su vez, nuestra interacción en la comunicación que fluye por el mundo. El periodismo que hacemos identifica los actores de cada acontecimiento, cada actor, sabe, es una perspectiva única. Sólo las perspectivas únicas y diferentes permiten reconstrucciones periodísticas de calidad. Rodolfo Wash advertía que “un intelectual que no comprende lo que pasa en su tiempo y en su país es un contradicción andante”, el periodismo que hacemos evita ser una contradicción andante, de allí que experimente, investigue, intente nuevas maneras de comunicar. Más importante, todavía, colabora y gestiona lo social a partir de lo que mejor sabemos hacer los comunicadores: comunicarnos.

Insistimos en definir el periodismo que hacemos por oposición al periodismo comercial que circula en los medios monopolizados de la prensa, la radio y la televisión. Definirnos así no es fortuito. Al hacerlo reconocemos dos retos, al menos, que debemos afrontar en los años que vienen: 1. el periodismo que hacemos debe mantener vigentes los temas que aborda y que son de interés para la ciudad. 2. al tiempo que nos construimos como medio alternativo debemos construir, junto a nosotros, la audiencia crítica y creadora de Opinión Pública de que hablaron Kant, Rousseau y todos los soñares que navegan en la Ilustración.

 

 


Realizado por: Orlando Barón. Docente Programa Comunicación Social y Periodismo. Universidad de Ibagué. 

 

 

 

 

 

 

 

El Anzuelo Medios

Masoko

Contacto

 

¡Escríbanos!

 

 Ibagué Tolima

 Carrera 22 Calle 67 B/Ambalá

 +57(8)270 94 00 ext 287

 Fax: +57(8)270 94 43

 elanzuelomedios@unibague.edu.co

Acuerdo de Uso